Hablo con muchas personas cada día y lo que escucho es la falta de amor, apoyo, motivación y reconocimiento por parte de su jefe o supervisor directo. Demasiadas personas en puestos de dirección piensan que la única razón por la que alguien trabaja es el dinero. Muchos directivos creen que el sueldo es la razón por la que la gente trabaja y que no hay razón para dar las gracias a nadie por hacer un gran trabajo. Elegimos las cosas que hacen mal y no reconocemos ni celebramos lo que hacen bien. Esas personas están listas para irse, quieren irse o están esperando el trabajo que realmente quieren. Cuando se pierde un empleado hoy en día es mucho más difícil encontrar un sustituto.  Especialmente alguien bueno. Acá te traigo algunos tips para motivar y entrenar a los empleados para el éxito.

Tips para motivar y entrenar a los empleados para el éxito.

Cada día puedes motivar a tus empleados o apagarlos.

Cuando desprecias a los empleados, se deprimen y su eficacia desaparece. El trabajo de un directivo es entrenar a su plantilla y sacar lo mejor de todos los que dirige para ayudar a fomentar su éxito y el de usted. Cuando las organizaciones tratan bien a sus empleados, los entrenan eficazmente y trabajan continuamente para motivar el rendimiento de los mismos… todos ganan.

El supervisor y el gerente típicos no han recibido prácticamente ninguna formación sobre liderazgo, gestión y habilidades de coaching.  Es fundamental que dediquen tiempo y dinero cada año a desarrollar estas habilidades.

El coaching se centra en la motivación adecuada, el trabajo en equipo, las expectativas y la corroboración en lugar de un enfoque de mando y control. El directivo moderno, como entrenador, trabaja como líder del equipo y como miembro del mísmo.

Los empleados consideran a los directivos como personas que empujan el papel, hacen números o administran, mientras que los entrenadores son maestros y mentores que tienen en cuenta sus intereses además de los objetivos empresariales de la organización. Los directivos son distantes y reticentes. A los ojos de los empleados, los entrenadores son accesibles. Son abiertos y accesibles. Los empleados quieren trabajar con alguien que esté dispuesto a verlos como las personas que son. Quieren impresionarles y poner de su parte para que todo el equipo tenga éxito.

 

Los empleados quieren sentirse queridos y apreciados

Somos humanos: queremos sentirnos queridos por todos en nuestro lugar de trabajo. Esto es especialmente cierto en el caso de usted, su entrenador.  Cuando usted o un compañero de trabajo no quieren a un empleado, es obvio para todos. Procesarán ese distanciamiento consciente o inconscientemente en detrimento del rendimiento del equipo.

 

Los empleados quieren sentirse necesarios

Los empleados quieren saber que sus habilidades y talentos son utilizados por su equipo y por la organización. Muchos de sus empleados trabajan durante años perfeccionando sus habilidades y mejorando su experiencia. Quieren sentir que están utilizando lo que han aprendido y que esas habilidades se están utilizando adecuadamente.

 

Los empleados quieren sentir que pertenecen a la empresa

Los empleados quieren sentir que hay un lugar para ellos no sólo dentro de la organización, sino también dentro del equipo. Un empleado pasará más tiempo en su trabajo que en cualquier otro lugar de su vida, excepto en su casa. Como seres humanos, prosperamos creando y subsistiendo dentro de nuestras relaciones interpersonales.

 

Los empleados quieren sentirse valorados

Los empleados desean que usted, su organización y sus compañeros de trabajo les reconozcan su esfuerzo y rendimiento. Los empleados no sólo quieren sentir que utilizan sus habilidades, sino que quieren sentir que la organización aprecia sus talentos y los valora cuando cumplen y superan las expectativas. Ofrecer reconocimiento es una forma de demostrar a los empleados que se les valora.

Un empleado que se siente querido, necesitado y valorado se siente seguro y apoyado en su trabajo. Esto puede dar lugar a resultados positivos, como por ejemplo:

  • Los empleados toman decisiones más autorizadas. Estan empoderados…
  • Los empleados trabajan mejor con sus clientes y sus compañeros de trabajo.
  • Los empleados no tienen miedo de asumir riesgos.

Mantener a los empleados y motivarlos para que tengan más éxito es fundamental. Los empleados son 10 veces más frágiles de lo que usted cree. Su éxito está en sus manos.

 

Por John Tschohl