¿Obtienes un valor real de la retroalimentación recibida?

A veces los colaboradores no están seguros de cómo pasar de recibir la retroalimentación, a usarla para crecer. Asumir que las retroalimentaciones son sólo críticas a tu trabajo, es la manera de dejar pasar una gran oportunidad para mejorar, para demostrar tu potencial y para tomar ventajas de las futuras oportunidades que te pueden estar esperando.

 

Sin embargo, cuando las condiciones laborales o generales son turbulentas, entender el potencial asociado con la retroalimentación en el momento en que lo recibes puede ser complicado.  Para darle uso correcto a tu retroalimentación, aquí te planteo una serie de pasos que te darán la oportunidad de pensar con claridad sobre esa retroalimentación.

 

Y eso puede ocurrir en cualquier momento del proceso:

1.- Primero, habla de tu retroalimentación con alguien que sea confiable, curioso y que no esté ni en posición ni con el deseo de evaluar tu desempeño.

  • Pídele que te escuche atentamente y que te ayude a ordenar tus pensamientos.
  • Debe actuar como un facilitador para que tu entiendas en detalle el contenido y propósito de la retroalimentación. En muchos casos, hay una diferencia entre lo que lees, escuchas y su verdadero contenido.

 

2.- Redacta un plan inicial de desarrollo

  • Incluye un resumen de los comentarios
  • Las preguntas que tengas al respecto
  • Los objetivos
  • Los pasos que darás para mejorar y la ayuda que necesitarás para ello.

 

3.- Comparte ese plan

  • Con las personas que te dieron la retroalimentación
  • Aprovecha la oportunidad para hacer tus preguntas.
  • No debatas ni te pongas a la defensiva.

 

4.- Revisa tu plan

  • Con sus nuevas aportaciones,
  • Incluye la forma en que medirás tu progreso.

 

5.- Empieza a seguir tu plan

  • Comprueba con tus colegas cierto tiempo.
  • Con su ayuda y tu compromiso, seguirás mejorando y avanzando.

 

Y para finalizar, una pregunta para ti: ¿en qué se parece este esquema, a la propuesta de los cincos pasos de Productividad de Getting Things Done® – GTD®?