Dentro de una crisis, debemos decidir que rol vamos a asumir, el tipo de líder que queremos ser, como gerenciamos los recursos y particularmente como queremos hacer llegar nuestro mensaje a todos nuestros relacionados (empleados, clientes, socios, proveedores y en general a todas las personas que nos rodean).

Durante las crisis, hay cuatro roles que las personas tienden a asumir:

  • Víctima
  • Villano
  • Héroe
  • Guía

Es fácil tomar cualquiera de estos arquetipos, ya que forman parte de la cotidianidad y son innatos a los seres humanos.

En este momento de crisis, somos nosotros quienes decidimos qué papel vamos a jugar, tanto nivel personal, como organizacional y comunicar desde ese rol. Nosotros podemos tomar el control y decidir entendiendo las consecuencias de cada uno.

 

Si decides ser la víctima.

Estás asumiendo el rol donde tu realidad del futuro, está dictada por los dioses, no eres responsable de nada y todo es culpa de un tercero. La característica principal de una victima es el locus de control externo. En este momento este es un rol que no quieres asumir a pesar de lo tentador que es percibir atención y recursos.

Una víctima no ayuda a nadie. La crisis no es el momento de asumir este papel, porque todas las personas y organizaciones están pasando por la misma situación y no es justo que tratemos de absorber atención, energía y recursos en un momento donde todos lo necesitan por igual.

 

Lo que todos necesitan, son héroes.

Un héroe es aquel que asume los retos en cualquier escenario, sabe exactamente como va a mantenerse y a dónde quiere llegar en los próximos 60 a 120 días. Lidera con un plan y un objetivo que es lo que requieren quienes dependen de el.

 

El rol del villano.

La otra tentación es asumir el rol de villano, al estar afectado por esta situación, intentas infringir inconscientemente ese mismo dolor en quienes te rodean.

 

Y el guía.

El último rol que puedes asumir es el de guía, que es aquella persona o institución que tiene un plan para ayudarte, que tiene el genuino interés de ayudar a los héroes, en el logro de sus objetivos con un plan. El guía, es quien ayuda al héroe a crear un plan para que logre su objetivo.

La única constante en la vida es el cambio y la transformación, no pierdas la oportunidad de convertirte durante esta crisis en una mejor versión de ti, en transformarte tanto como persona, como a tu organización en un héroe.

 

Las personas que lideras, nunca olvidaran que papel jugaste durante esta crisis.

Como seres humanos asumimos los cuatro roles todos los días, el reto en este momento es estar consciente y mantenerte dentro de los roles de héroe y guía. Como guía debes preguntar en que puedes ayudar y como héroe qué debes sacrificar. El rol de villano es tentador, va con la filosofía de ojo por ojo y el de esperar; como víctima puede ser muy cómodo.

No caigas en la tentación, como actúes en este momento va a definir como serás visto y considerado una vez que acabe la crisis.

 

Por Yolette Sillery