La realidad es una, las posibilidades infinitas. Y una de esas realidades es que hay mucho que aprender acerca del teletrabajo. Para empezar, es importante determinar ¿Qué es? y ¿Qué no es el teletrabajo?

 

Comencemos por aclarar: ¿Qué no es teletrabajo?

  • Estar en casa cuidando y entreteniendo a los niños durante todo el día y trabajar cuando se van a dormir.
  • Estar encerrado, sin poder salir, obligados a hablar en la distancia.
  • Hacer una reunión virtual o por teléfono, …es una parte del teletrabajo
  • No poder imprimir porque no tienes impresora.
  • Estar en Estado de Emergencia, desconcertado y desconcentrado, no es teletrabajo.

 

Ahora que sabemos que no es teletrabajo, vamos a enfocarnos en lo que es:

  • Conciliación.
  • Orientación a objetivos.
  • Colaboración.
  • Concentración.

 

Ya sabiendo lo que es el teletrabajo, es hora de ponerlo en práctica para:

  • Poder sacar la mejor versión de tus equipos.
  • Implementar estrategias diferentes.
  • Pensar que aspectos puedes mejorar y como.

 

A continuación, algunas ideas sobre como abordar cada aspecto:

 

La productividad

La productividad organizacional no es más que la suma de la productividad personal. Para que las personas sean productivas, deben estar en total control de todos los asuntos que deben atender para poder enfocarse en cada momento en lo más importante.

Cuando las personas trabajan resolviendo lo más fácil y lo más urgente, por no estar clara de la importancia relativa de cada uno y su responsabilidad, los objetivos de la empresa no se cumplen a tiempo.

Hay metodologías como Getting Things Done® – GTD® que ayudan a las personas a organizar su flujo de trabajo de una manera donde no sólo logra el enfoque, sino que les permite hacer su trabajo en 20 a 30% más rápido que sin una metodología de trabajo eficiente.

 

Conciliación

El teletrabajo significa siempre fijar compromisos. Entender que nosotros como seres humanos somos integrales, y que por tanto para poder funcionar efectivamente, debemos establecer un equilibrio entre nuestra vida profesional y la personal.

Para lograr esto debes disponer de un sistema que te permita una visual de toda tu vida. Getting Things Done® – GTD® es ese sistema.

 

Orientación a objetivo

La planificación estratégica es el proceso que nos permite funcionar para lograr nuestra visión, misión y orden de prioridades. Se logra al “aterrizar” los resultados que queremos conseguir en metas u objetivos cuantificables.

El qué hacer, cómo hacer, cuando hacer y donde hacer nos lleva directamente a donde podemos trabajar fácilmente: acciones a seguir y resultados esperados. Las dos primeras fases de los Horizontes de Enfoque de Getting Things Done® – GTD®

 

Eficiencia

¿Cómo aspiramos a llevar a cabo nuestro trabajo? ¿De forma eficiente o eficaz?

La fórmula ideal es combinarlas: mientras la eficiencia es el cumplimiento óptimo de las metas fijadas, la eficacia te permite alcanzarlas con el mejor uso posible de los recursos.

Las dos caras de una misma moneda: la efectividad organizacional. La finalidad última de la metodología Getting Things Done® – GTD®: Llegar adonde queremos llegar por el mejor camino.

 

Colaboración

Establecer las redes de ayuda e intercambio, entre los distintos equipos que conforman una Empresa no resulta una tarea fácil. Requiere conocer a la hora de ejecutar cuál es la naturaleza tridimensional de cada trabajo.

Cada puesto tiene un porcentaje de trabajo planificado, no planificado y por definir. Si los conocemos de antemano sabremos en primer lugar, cuál debe ser la orientación prioritaria de cada puesto, y en base a ello, alinear los esquemas de ayuda y soporte mutuo para que todo el trabajo sea realizado de forma armónica y equilibrada.

 

Contradicción

El ritmo acelerado de los cambios en las organizaciones hace que haya un constante flujo de nuevas demandas, urgencias e imposiciones. Aunado al exceso de información sentimos agobia lo cual afecta nuestro nivel de concentración.

La única manera de afrontar tranquilamente todas las presiones cotidianas es tener nuestros proyectos y acciones pendientes bajo control. Saber que las decisiones se basan en sopesar adecuadamente nuestras prioridades y sentirnos confiados en las acciones que vamos a ejecutar.

 

Control y Enfoque

Son los medios que nos conducen a estar concentrados en lo realmente es importante, y por supuesto, en lo que es mas productivo.

Te ayudamos a crear este Hábito de Foco con Getting Things Done®GTD®