En la actualidad, una de las diatribas que se presentan es poner sobre la mesa si ser una persona nocturna te hace más o menos productivo que una persona diurna.

Esta discusión se produce a raíz del arribo de la generación millennial al mercado laboral. Incorporación que está impulsando la adopción de nuevos esquemas: flexibilidad horaria, el teletrabajo y el mundo digital.

Existe mucha bibliografía y estudios que acompañan o contradicen las creencias culturales. Lo cierto es que no todos somos iguales y eso también tiene que ver con el tiempo en el que somos más productivos.

El potencial de las personas nocturnas suele ser menos aprovechado. No pueden sacar el máximo provecho a momento de máxima productividad.

El primer paso es lograr identificar qué tipo de personas eres, la características que te identifican y las fortalezas que te llevarán a potenciar tu productividad.

Este artículo, en cierta manera, busca reivindicar a este tipo de personas y que aprovechemos su potencial cuando realmente está en su máximo desempeño.

Por lo general, la persona diurna tiende a ser amable, tiene carisma, es estratégica y enfocada

Además de las personas nocturnas ¿Qué otros tipos hay?

Podemos establecer tres tipos de personas. Cada una de ellas, funcionará -por decirlo de algún modo- durante los periodos de tiempo para los cuales están mejor predestinados.

Personas diurnas

Este tipo de personas se caracterizan por despertarse temprano.

Su tiempo de máxima productividad es la hora del mediodía. Este tipo de personas son muy activas durante el día.

Personas ni/ni

Este tipo de persona no les gusta despertar a primera hora, tampoco les gusta madrugar.

Por lo general, les cuesta levantarse, pero al final lo hacen. Prefieren iniciar su día a media mañana, tiempo en el que pueden sacar máximo provecho a su productividad.

Personas nocturnas

Ellos son los protagonistas de este artículo.

Este tipo de personas prefieren dormir hasta que sea necesario y despertar a mediodía o después.

Son muy activos en la noche, alcanzando su máximo poder después de medianoche. Pueden amanecer trabajando.

La personas nocturnas son más creativa e inteligente, innovadora y le encanta toma riesgos.

Cronobiología ¿Qué es eso?

Resulta que no se trata de personalidades ni del horóscopo, lo cierto es que tenemos un reloj biológico interno, conocido como cronotipo, que determina de acuerdo a ciclos más largos o más cortos si eres una persona nocturna o un madrugador.

Este cronotipo está fijado en nuestros genes e incluso condiciona la forma que reaccionamos a la luz.

Entonces ¿Cuándo es mejor trabajar?

Es ideal que lleguemos a conocernos y a entender a las personas que componen nuestro entorno, tanto en el trabajo como en la casa.

No hace falta cambiar los relojes sociales, pero si haría falta ubicar una forma que permita aprovechar el máximo potencial de cada persona.

Aprovecharemos mejor las capacidades a medida que conozcamos el tipo de persona que somos y las personas de nuestros equipos de trabajo.

Puede que en nuestro equipo tengamos a personas nocturnas. Un aspecto importante a tomar en consideración para la conformación inicial de un equipo de trabajo sea la alineación del cronotipo de las personas que lo forman.

La habilidad para concentrarte, es tu aptitud profesional más importante

El éxito es personal

Activamente tranquilo y tranquilamente activo