¿Esta tu organización invirtiendo el porcentaje adecuado en capacitación para el personal?

 

La tecnología continúa remodelando nuestras nociones de trabajo y lo continuará haciendo.

Los avances han llegado a un punto en el que las personas y las empresas ya no pueden resistirse al cambio; sólo hay dos opciones: adaptarse o desaparecer.

Uno de los principales desafíos con los avances tecnológicos actuales es que suceden más rápido que nunca y sus implicaciones son más profundas, esto dificulta que las personas cambien, aprendan y se adapten.

Los conjuntos de habilidades que son útiles y relevantes hoy en día pueden quedar obsoletos en cinco o diez años; incluso menos. Su capacidad para aprender, desarrollar y perfeccionar nuevas habilidades es crucial para la empleabilidad y el éxito a largo plazo.

 

La Capacidad de “Learnability” (aprendizaje), es indispensable hoy para el futuro.

El aprendizaje continuo es necesario para que las personas sean exitosas y sigan siendo relevantes en el mundo del trabajo. Si bien en el pasado la tenencia de conocimiento, era uno de los mayores activos de una organización, confiar en un conjunto de habilidades estrechas hoy en día hace más daño que bien. Especialmente en industrias donde la naturaleza del trabajo está cambiando. y la automatización es más probable que se haga cargo de los trabajos humanos.

 

Lo anterior hace que el aprendizaje continuo sea aún más una habilidad crítica. Si los robots amenazan algunos trabajos humanos, los humanos deben aprender nuevas habilidades que les permitirán seguir siendo relevantes en el futuro, y deben hacerlo regularmente.

 

No son solo los avances tecnológicos los que han hecho necesaria la capacidad de aprendizaje.

También es el hecho de que el trabajo se ha vuelto cada vez más colaborativo. Muchos roles requieren que tenga un alto grado de comprensión de cómo se unen las diferentes áreas y funcionan de manera óptima.

 

La capacitación siempre ha sido un componente clave de las empresas. De acuerdo con la revista Training, las organizaciones gastan entre $1,075 y $1,886 para capacitación anual de cada empleado.

Sin embargo, la capacitación solía centrarse en los procesos de la empresa, la información del producto o servicio, los problemas operativos, etc. Las empresas ahora están cambiando de una mentalidad de capacitación a una mentalidad de aprendizaje.

 

Aunque la capacidad de aprendizaje es una habilidad individual

Las empresas deben desempeñar un papel activo y fomentar una cultura de aprendizaje. Proporcionar a los empleados las herramientas y los recursos necesarios para reinventarse y mejorar sus habilidades ayuda a fomentar la lealtad y a crear una ruta de crecimiento profesional más clara para un individuo dentro de una empresa.

Las personas necesitan saber cómo prepararse para el futuro y que su empleador apoya su aprendizaje. El retorno de la inversión para mejorar la capacitación es claro: hay estudios en USA que arrojan que el costo de la rotación y reemplazo puede exceder el 30% de los salarios, mientras que la inversión en capacitación sigue siendo inferior al 10%.

 

Por: Fabiana Roche.