Cuando era adolescente, solía jugar ajedrez competitivo. Uno de los espectáculos más emocionantes de este mundo es el partido de exhibición, donde un solo jugador competiría contra muchos otros jugadores simultáneamente. Pude participar en uno de esos partidos contra un gran maestro ruso. Organizamos cuatro mesas largas para hacer un cuadrado, y él se colocó en el espacio del medio, con tableros de ajedrez dispuestos a su alrededor.

 

No solo se estaba enfrentando a veinte de nosotros a la vez, sino que sus movimientos estaban siendo cronometrados. Una vez que uno de nosotros hiciera un movimiento, presionaríamos un botón en nuestro reloj especial de ajedrez, poniendo en marcha el reloj en su lado del tablero. Si se le acababa el tiempo en el reloj, perdería como si le hubiéramos dado jaque mate. Por lo tanto, no podía simplemente moverse de forma circular por la habitación, dirigiéndose a cada tablero uno a la vez, sino que estaba constantemente atento a ese pequeño “clic” del botón del reloj y se acercaba para pensar y hacer un movimiento.

 

Según recuerdo, nos ganó a todos y cada uno de nosotros.

 

¿Te sorprende? No deberías estarlo. Para muchas personas, un día típico de trabajo se parece mucho a un partido de exhibición. La diferencia es que están tratando de jugar con los ojos vendados, manteniendo el estado del tablero en su cabeza.

 

Para aliviar la dificultad, algunos intentan “hacer tiempo” para concentrarse en un solo juego, llevándolo a cabo (en su mente) hasta su conclusión. El problema con esto es que los otros diecinueve juegos son tan importantes como el que estás intentando ganar ahora; y los relojes hacen tic-tac tic-tac.

 

Una mejor solución es quitarse la venda de los ojos y usar el tablero para registrar el estado actual del juego con precisión, de modo que no tengas que tener los veinte juegos en tu cabeza a la vez. Al igual que nuestro Gran Maestro, deseas poder intervenir, evaluar la situación, tomar una decisión, hacer un movimiento y luego seguir adelante.

 

Si tus listas de próximas acciones no son tan fáciles de leer, comprender y decidir como un tablero de ajedrez para un jugador experimentado, tendrás dificultades para ganar el juego.

 

En el ajedrez, el resultado deseado es siempre el mismo: un jaque mate. Pero en realidad, la mayoría de los trabajadores de oficina están jugando al ajedrez, a las damas, al Ludo, al Monopolio (muchos juegos diferentes, con diferentes reglas y diferentes resultados deseados) todo a la vez.

 

Si tu lista de proyectos no define los resultados esperados, tan claro como el “escenario ganador” de un juego de mesa, ganar será casi imposible.

 

No se trata de más tiempo, mejores habilidades o menos interrupciones, aunque siendo sinceros todas estas cosas pueden ayudar. Se trata de si estás jugando todos esos juegos diferentes en tu cabeza, o si puedes representar sus resultados esperados y la situación del juego externamente en un sistema fácil de entender y actuar como un tablero de ajedrez lo es para un Gran Maestro.

 

Un sistema GTD® confiable puede ser ese tablero, manteniendo los “juegos” correctos y avanzando en paralelo hacia el éxito.

¿Listo para hacer JAQUE MATE?

 

Por Robert Peake.