Nuestros cerebros emplean dos modos de pensamiento para abordar cualquier tarea de envergadura: enfocado y difuso. Ambos son igualmente valiosos, pero sirven para fines muy diferentes. Para hacer tu mejor trabajo, necesitas dominar ambos.

 

A medida que perdía la conciencia de las cosas externas… su mente seguía arrojando desde sus profundidades, escenas, y nombres, y dichos, y recuerdos e ideas, como una fuente que brota.

– Virginia Woolf, Al faro

 

A la profesora y antigua invitada al Podcast del Proyecto Conocimiento, Barbara Oakley, se le atribuye la popularización del concepto de formas de pensamiento focalizadas y difusas.

 

En una mente para los números, Oakley explica lo distintos que son estos modos y cómo cambiamos entre ambos a lo largo del día. Constantemente buscamos verdaderos periodos de concentración: trabajo profundo, estados de flujo y sesiones altamente productivas en las que vemos resultados tangibles.

Gran parte del proceso de aprendizaje se produce durante el modo de pensamiento enfocado. El modo difuso es igualmente importante de entender y perseguir.

 

Cuando nuestra mente tiene libertad para divagar, pasamos a un modo de pensamiento difuso.

A veces se denomina nuestro modo natural de pensamiento, o el modo de ensoñación; es cuando formamos conexiones y reflexionamos inconscientemente sobre los problemas.

 

Aunque el pensamiento difuso se presenta como un descanso de la concentración, nuestra mente sigue trabajando. A menudo, sólo cuando salimos de este modo nos damos cuenta de que nuestro cerebro estaba trabajando para nosotros. Pasar al modo difuso puede ser un fenómeno muy breve, como cuando miramos brevemente a lo lejos antes de volver al trabajo.

 

Oakley utiliza la biología evolutiva para explicar por qué tenemos estos dos modos distintos.

 

Los vertebrados necesitan tanto el modo focalizado como el difuso para sobrevivir. El modo focalizado es útil para tareas vitales como la búsqueda de alimentos o el cuidado de las crías. Por otro lado, el modo difuso es útil para explorar la zona en busca de depredadores y otras amenazas.

 

La experta explica:

Un pájaro, por ejemplo, necesita enfocar con cuidado para poder recoger pequeños trozos de grano mientras picotea el suelo en busca de comida y, al mismo tiempo, debe escudriñar el horizonte en busca de depredadores como los halcones…. Si observas a los pájaros, primero picotean y luego hacen una pausa para escudriñar el horizonte, casi como si alternaran entre los modos enfocado y difuso“.

 

Ambos modos de pensar son igualmente valiosos, pero lo que importa es la armonía entre ellos. No podemos mantener el esfuerzo del modo enfocado durante mucho tiempo. En algún momento tenemos que relajarnos y pasar al modo difuso. Aprender una habilidad compleja -un idioma, un instrumento musical, el ajedrez, un modelo mental- requiere que ambos modos trabajen juntos. Dominamos los detalles en el modo concentrado y luego comprendemos cómo encaja todo en el modo difuso. Se trata de combinar la creatividad con la ejecución.

 

Piensa en cómo funciona tu mente cuando lees.

Cuando lees una frase concreta de un libro, no puedes apartarte al mismo tiempo para reflexionar sobre toda la obra. Sólo cuando dejas el libro puedes desarrollar una imagen completa, estableciendo conexiones entre los conceptos y dándole sentido a todo.

 

En un artículo titulado “The Middle Way: Finding the Balance between Mindfulness and Mind-Wandering” los autores escriben que:

La conciencia… refluye como una ola que rompe, expandiéndose hacia afuera y luego retirándose hacia adentro. Este ritmo perenne de la mente -que extrae información del mundo exterior, se retira a las cavilaciones internas y luego regresa al reino exterior- define la vida mental“.

 

Esta oscilación mental es importante.

Si nos mantenemos demasiado tiempo en un modo de concentración, se producen rendimientos decrecientes y nuestro pensamiento se estanca. Dejamos de obtener nuevas ideas y podemos experimentar un túnel cognitivo. También es agotador y nos volvemos menos productivos. Esto también puede crear las condiciones para que seamos víctimas de sesgos cognitivos contraproducentes y de atajos arriesgados, ya que perdemos el contexto y el panorama general.

 

La historia está salpicada de ejemplos de descubrimientos e ideas fortuitas que combinaron el pensamiento difuso y el enfocado. En muchos casos, la idea general surgió durante los periodos de pensamiento difuso, mientras que el trabajo de desarrollo concreto se llevó a cabo en el modo enfocado.

 

Einstein descubrió la relatividad durante una discusión con un amigo. Luego pasó décadas refinando y aclarando sus teorías para publicarlas, trabajando hasta el día antes de su muerte.

 

Muchos de los libros de Stephen King comienzan como frases sueltas garabateadas en un cuaderno o en una servilleta después de ducharse, conducir o caminar. Para convertir estas ideas en libros, se ciñe a un calendario de trabajo, escribiendo 2.000 palabras cada mañana.

 

Jack Kerouac escribió On the Road tras siete años de viajes y de establecer vínculos entre sus experiencias. Tras años de planificación y redacción, escribió su obra maestra en sólo tres semanas utilizando un rollo de papel de calco de 120 pies para evitar tener que cambiar las hojas de su máquina de escribir.

 

Tanto Thomas Edison como Salvador Dalí aprovecharon las micro siestas de menos de un segundo para generar ideas. Si echamos un vistazo a la agenda registrada de cualquier gran mente, veremos un cuidadoso equilibrio entre las actividades elegidas para facilitar tanto los modos de pensamiento focalizados como los difusos.

 

Los estudios que exploran el pensamiento creativo han respaldado la idea de que necesitamos ambos tipos de pensamiento.

En un artículo titulado “The Richness of Inner Experience: Relating Styles of Daydreaming to Creative Processes”, Zedelius y Schooler escriben que “la investigación ha apoyado el beneficio teórico del pensamiento independiente de estímulo para la creatividad. Se descubrió que tomar un descanso del trabajo consciente en un problema creativo y dedicarse a una tarea no relacionada mejora la creatividad posterior, un fenómeno denominado incubación”.

 

Cuando se les pide que generen usos novedosos para objetos comunes como un ladrillo o un clip, una prueba útil de la creatividad, los individuos a los que se les dan descansos para dedicarse a tareas que facilitan el pensamiento difuso tienden a tener más ideas.

 

Entonces, ¿cómo podemos compaginar mejor los dos modos?

Una forma es trabajar en ráfagas intensas y concentradas. Cuando las ideas dejan de fluir y los rendimientos disminuyen, hay que hacer algo que favorezca el vagabundeo mental. Haz ejercicio, camina, lee o escucha música. Nos inclinamos de forma natural hacia este estado difuso: mirar por la ventana, pasear por la habitación o prepararnos un café cuando nos resulta demasiado difícil concentrarnos. El problema es que las actividades que fomentan el pensamiento difuso pueden hacernos sentir perezosos y culpables. En su lugar, a menudo optamos por sustitutos mediocres, como las redes sociales, que dan a nuestra mente un respiro sin permitirnos un verdadero vagabundeo mental.

 

Nuestra mente acabará pidiendo un descanso en modo difuso, por mucho que intentemos mantener la concentración.

 

Entrar en el modo difuso requiere alejarse y hacer algo que, idealmente, sea físicamente absorbente y mentalmente liberador. Puede parecer un descanso o una pérdida de tiempo, pero es una parte necesaria para crear algo valioso.