+1 (323) 7127107 info@intelectum.net

Un método para explorar lo desconocido e innovar hacia un futuro incierto, con las herramientas necesarias para saber adaptarse y responder a lo que nos venga: la Planificación Natural de Getting Things Done.

 

Para ser grandes, primero hay que ser aventureros; hay que tomar riesgos. Jason Fox en su libro How to Lead a Quest: A Handbook for Pioneering Executives, dice: “No podemos establecer una visión única y clara para el futuro sabiendo que el futuro es infinitamente complejo e incierto” (2016).

 

Por esto, en el mundo de hoy, son quienes se pueden adaptar a las nuevas condiciones, es decir, siguen innovando; y no quienes tengan una sola “idea estrella,” quienes triunfarán en el liderazgo y en el manejo de sus empresas.

 

Sin embargo, esto no viene sin la necesaria dosis de planificación. Aunque puede parecer absurdo, debe haber una preparación para un futuro incierto, con el fin de ser pioneros. Y un método para explorar lo desconocido, con las herramientas necesarias para saber adaptarse y responder a lo que nos venga, es el Modelo de Planificación Natural de Getting Things Done, de David Allen.

 

Modelo de Planificación Natural de Getting Things Done

 

Este consiste en Clarificar el propósito de lo que hacemos, Definir la visión y las metas, Lluvia de ideas, Organizarse, y Decidir las próximas acciones. De esta manera, se asienta un método que puede aplicarse a cualquier cosa que nos venga, y además se puede repetir constantemente.

 

Empresas como Netflix, IBM, y Apple se encaminaron por una nueva vía para ser pioneros, en los servicios de streaming, de IT y en la creación de aparatos portátiles. El éxito del cambio de sus modelos empresariales se puede notar fácilmente. No obstante, lograr esto es imposible sin estar preparado para los cambios de distintas maneras.

 

Como dice Fox, la innovación debe comenzar con una conciencia de las distintas tendencias del mercado; un enfoque en lo posible, no en lo probable; y darle una vuelta a las suposiciones, de manera que se encuentre ese nicho no explorado.

 

Luego, se debe experimentar sin todavía implementar el nuevo modelo. Después, se debe diseñar la estrategia que se desea utilizar para la aplicación de la innovación: qué se necesita establecer, qué debe parar, qué debe comenzar, y qué debe mantenerse o mejorarse. Por último, el progreso consiste en integrar lo nuevo a lo viejo, por medio de la estrategia planificada del modo establecido dentro de un marco temporal acorde.

 

Este proceso se puede beneficiar de una manera considerable con el Modelo de Planificación Natural de Getting Things Done. Este ofrece una manera de proceder traducible a una acción mínima a corto plazo tanto como a una enorme a largo plazo, por lo que se puede utilizar en todo momento al realizar innovaciones y adaptaciones en una empresa.

 

Quizás te gustaría leer: La planificación inteligente y sus beneficios.

 

Suscríbase a nuestras publicaciones

Suscríbase a nuestras publicaciones

Suscríbete a nuestro blog y recibirás un alerta cada vez que subamos un nuevo contenido.No te pierdas los mejores consejos y análisis para incrementar tus habilidades.

Te has inscrito exitosamente