Pocas culturas aceptan y discuten -de forma abierta- la salud mental y emocional. A pesar de su importancia e impacto en la vida y eficiencia.

La salud mental y emocional a menudo es una de las primeras víctimas en cualquier crisis.

Con la pandemia de COVID-19, que se prolonga y trastoca nuestra realidad, muchas personas comienzan a sentir tensión y dejan de ser eficientes.

Como líder de equipo ¿Qué puedes hacer para apoyar a tus colaboradores? ¿Qué herramientas hay disponibles?

Bienestar Mental y Emocional

Cada uno de nosotros tiene la capacidad de ver el mundo de forma diferente. Las motivaciones y activadores son distintos.

Por ejemplo, si te sientes bien es posible que tu equipo o alguno de tus colegas no esté pasando por el mismo momento. Todos somos diferentes.

Ante esa realidad ¿Qué podemos hacer?

Aquí te dejamos varios consejos que puedes poner en práctica para ayudar a tu equipo:

Reconoce el problema

Todos reaccionamos de manera diferente al estrés. Esa reacción no siempre es inmediata, externalizada u obvia. Por eso: Actúa ya.

Sé abierto con el personal y alienta la discusión.

Las reuniones abiertas regulares son útiles, ya que ofrecen la posibilidad de hacer preguntas y aclarar dudas sobre cualquier tema.

Otra opción recomendada es la solicitud de respuestas o reacciones a través de encuestas anónimas focalizadas. Ante el poder el anonimato, las personas tienden a ser más abiertas.

Cuando las personas se quedan con sus problemas su eficiencia disminuye.

Busca equilibrar el trabajo y la vida

Sí, el trabajo forma parte de la vida, pero también es cierto que la vida es mucho más que solo trabajo.

Asegúrate que tu equipo tenga un equilibrio saludable entre trabajo y vida. Incluso podrías promoverlo.

Evita asignar tareas justo antes de que su equipo termine el día o el fin de semana.

Aborda cualquier problema de forma expedita y promueve una cultura donde se discuta actividades e intereses de tiempo libre.

Considera el uso de sistemas de comunicación en línea para facilitar compartir videos divertidos, fotos y comentarios.

Aunque no lo creas ese tipo de iniciativas, que promueven el equilibrio, mejora la productividad y el sentido de pertenencia de los trabajadores.

Mejora el soporte

Investiga qué actividades puedes realizar para soportar a tu personal.

Esto podría variar, desde reunirse para tomar un café virtual hasta organizar talleres especiales sobre cómo lidiar con el estrés.

Mantenga contacto regular con todo su equipo y dedique tiempo a temas no relacionados con el trabajo.

Internet es una fuente inagotable de recursos en ese sentido, pero no quiere decir que todo lo que ahí se diga es infalible. En caso de casos de gravedad, acude a profesionales del área de la psicología.

Asume el liderazgo

Una de las formas más sencillas para mantener los niveles de eficiencia y productividad es mantener y emplear el liderazgo ante tu equipo.

Durante una crisis, los gerentes deben adoptar el papel de líder de equipo. El personal más joven e inexperto puede carecer de una perspectiva más integral del negocio y requerir más acompañamiento.

Tu responsabilidad es guiarlos a través de este período difícil, cuidando su salud mental y emocional, así como salvaguardando su salud física. Algunos conceptos básicos para ayudarlos durante la crisis:

Lidera con el ejemplo

No solo diga: Antes de pedirle a su equipo que cambie, ¿Cómo puede cambiar su comportamiento?

Examina cómo hablas con tu equipo, el tono de los correos electrónicos, tus reacciones, tu actitud. ¿Ejemplar? Comienza contigo mismo y tu equipo te seguirá. 

¡Comunícate!

La comunicación no es solo enviar correos electrónicos interminables o reuniones unidireccionales.

Nuestra interacción se considera eficiente cuándo se aborda con claridad, con el contenido necesario, la audiencia correcta, se utilizan diversos canales y se escucha la opinión de todos.

Si el mensaje no está llegando, retrocede un paso.

Difunde información valiosa

En definitiva, la falta de información generará roces e inconvenientes. Eso no es felicidad. De hecho, es una causa importante de ansiedad y desconfianza.

Informe a su personal de lo que está sucediendo. No importa el nivel dentro de la estructura, todos merecen información puntual de todo lo que está sucediendo y lo que está planificado.

¿Conocen la situación actual? ¿Puedes compartir algún testimonio con ellos? ¿Cuáles son tus planes para continuar ahora y post COVID 19? Cuéntales sobre el futuro e inspíralos.

Practique la honestidad

Es refrescante tratar con un gerente honesto y directo. No hay lugar para dudas o malentendidos.

Si el mensaje es positivo o negativo, respetas y sigues a ese gerente.

Personaliza la interacción

En estos momentos, la atención personalizada es cada vez más importante y apreciada.

¿Estás liderando con el ejemplo? ¿Conoces los temores y necesidades individuales de tu equipo? ¿Qué necesita cada uno en este momento?

Ahora es el momento de personalizar tu apoyo a ellos, sobretodo porque necesitan la guía de un líder para poder mantener los niveles de eficiencia esperados.

Agradece cada acción

Es sorprendente lo la palabra “gracias” puede lograr.

Demuestra tu interés y aprecia el compromiso de tu personal. Incluso en medio de la prisa, encuentre el tiempo para decir gracias.

Recuerda el bienestar

El vínculo entre el bienestar físico y mental es bien conocido y puedes ayudar a tu equipo a mantener sus niveles de eficiencia y productividad.

Para apoyarlos, recuerda y promueve actividades que no les permitan descuidar los siguientes aspectos:

Ejercicio: Comparte noticias destacando diferentes formas para cuidar la salud física. Los videos suelen ser un canal correcto para esa tarea.

Nutrición: Comer bien es clave para una buena salud. Investiga las formas en que puedes alentar a su equipo a comer de manera saludable.

Descubre quiénes son los ‘chefs’ en su equipo y promueve que compartan recetas.

Organiza una competencia para ver quién puede preparar el desayuno o merienda más saludable con los participantes compartiendo fotos o videos.

Descanso: Puedes ser adicto al trabajo, pero no esperes lo mismo de tu equipo. Cuídalos, asegúrate de que se tomen un tiempo libre y respeten sus vidas personales.

En el trabajo: ¿Tienes planificadas o ejecutadas medidas de protección (pantallas, particiones, señalización)? ¿Necesitan entrenamiento? ¿Qué tal el teletrabajo? ¿Cómo puede ayudar a su equipo a trabajar de manera más efectiva?

Esta nueva realidad de teletrabajo genera estrés y el tiempo parece no rendir de la misma manera, lo cual disminuye la eficiencia de las personas.

En Intelectum estamos en posibilidad de ayudar a cualquier organización implementando de manera rápida, fácil y virtual metodologías de trabajo que disminuyen el estrés y promueven la toma de decisiones efectivas.

Con nuestro apoyo podrás dar un mejor uso de nuestro recurso más valioso y no renovable: el tiempo.

4 actividades productivas para realizar durante esta crisis

Comunícate efectivamente con tu equipo, durante una crisis de rápida evolución (HBR)

Acciones para escapar de la rutina y ser más productivo