¡Me encanta tomar cursos en línea! Muéstrame un programa bien elaborado sobre dibujo, marketing o productividad, y suelo sacar mi tarjeta de crédito, en un santiamén. Pero después de comprar todo lo que puedo conseguir, finalmente mi billetera, y mi horario, comienzan a quejarse.

Siento ansiedad cada vez que veo un curso tentador. Realmente quiero hacerlo. Pero también sé que no tengo el ancho de banda para realizar el curso. ¡Al menos no en el futuro previsible!

 

¿Y cuál termina siendo el resultado? ¡Ciclos abiertos!

Al hacer un seguimiento inconsciente de todo lo que me estaba perdiendo: todos los “cursos de información privilegiada”, consejos VIP y bonos magníficos, estos deseos se transformaron en estrés negativo.

Fue entonces cuando decidí asistir al Webinar de Getting Things Done® y refrescar mis conocimientos. Volví a un elemento básico de GTD®: la lista Algún día / Quizás.

 

El poder de la lista Algún día / Quizás:

La mayoría de las personas que están familiarizadas con GTD conocen sus famosas listas de tareas pendientes contextualizadas.

  • @Computadora para todas las tareas que tienes que completar en tu computadora.
  • @Agenda para mantener esas reuniones productivas y optimizadas.
  • @Casa para las tareas relacionadas con la casa.

Y mucho más.

 

Pero la lista Algún día / Quizás es un poco diferente. Es un el lugar para los proyectos y las próximas acciones que atraen tu atención e interés, pero que no puedes ejecutar ni abordar en el presente debido a:

  1. Falta de flexibilidad de horarios
  2. Falta de recursos
  3. Momento inoportuno (¿Alguna vez delegó algo y descubrió que el ejecutor no puede comunicarse con usted en los próximos meses, lo que paraliza totalmente su proyecto? Eso es un momento inoportuno)

 

Entonces, ¿qué tiene de bueno esta lista y qué tiene que ver con mi tendencia a acumular cursos?

¡Todo! Una lista Algún día / Quizás ofrece una serie de maravillosas ventajas:

 

Te permite capturar, clarificar y “etiquetar”

Adecuadamente tus ideas, independientemente de cuán inviables sean en el momento presente. Si usa esta lista es menos probable que pierdas las epifanías que pueden cambiar tu vida o tu negocio más adelante. No hay ideas “malas”, solo ideas concebidas antes de tiempo.

 

El flujo de GTD® recomienda que incluyas regularmente tu lista Algún día / Quizás en tu Revisión semanal.

De esta manera, puedes evaluar constantemente tus prioridades y si encuentras espacio para “activar” una idea puedes cambiarla de la lista de Algún día / Quizás a una lista contextualizada. De esta manera, no solo realizas un seguimiento de tus deseos, metas y ambiciones, sino que también tienes permiso para tomar medidas sobre ellos cuando tu horario y tus Horizontes de enfoque lo permitan.

 

Así que, teniendo en cuenta estos beneficios, creé rápidamente una lista maestra de todos los programas y cursos que quería hacer. Agregué aproximadamente el 20% de estos cursos a mis listas de Próximas acciones, porque podrían acercarme a mis metas de 1 a 2 años.

 

El resto lo pasé a la lista Algún día / Quizás. Sí, también descubrí que realmente no “necesitaba” bastantes. Los destruí con la conciencia tranquila. Como dice David Allen, “Solo puedes sentirte bien con lo que no haces cuando sabes lo que no haces” ¡La sensación de libertad fue increíble! No reduzcas tus metas para adaptarte a tu calendario. En cambio, deja que tu mente sueñe y alcance alturas elevadas.

 

Las ideas que nacen siempre encontrarán lugar en tu lista Algún día / Quizás.

Y si haces tu revisión semanal con diligencia, podrás avanzar sin dilación, ya que lo que es importante en el ahora se realiza para hacer espacio para lo que potencialmente puede definir tu mañana.

Es una forma sostenible de dar lo mejor de tí mismo al presente mientras alimenta grandes esperanzas para el futuro.

 

Por Mohammed Ali Vakil.