+1 (323) 7127107 info@intelectum.net

¿Has dejado una tarea importante sin hacer durante semanas? Se cierne sobre ti, causando ansiedad diaria. Y sin embargo, en lugar de hacerlo, realizas otras cien tareas. O ¿te has sentido culpable por no responder a un correo electrónico, a pesar de que responder solo tomaría 10 minutos? O tal vez la última vez que necesitaste estampillas, fuiste a la oficina de correos a comprar una estampilla porque no pudiste encontrar el paquete de 100 que compraste hace unos meses. Sabes que está alrededor … en alguna parte. Pero no tiene tiempo de limpiar su escritorio para encontrarlo. Acá te dejamos 4 maneras en que las personas se auto sabotean.

Estos patrones de auto sabotaje mantienen un ciclo de “siempre tener demasiado que hacer” (o al menos sentir que ese es el caso). Analicemos los problemas con más detalle y analicemos las soluciones.

 

1. Sigue arando sin retroceder y priorizar.

Cuando estamos ocupados y estresados, a menudo de manera predeterminada trabajamos en lo que tenga la fecha límite más inminente, incluso si no es particularmente importante. El estrés hace que nuestro enfoque se reduzca al punto en el que seguimos adelante, como un hámster en una rueda. Puede que te encuentres pasando varias horas en una tarea que no era tan importante para empezar, a pesar de que tienes una montaña de otras cosas que hacer.

La solución es dar un paso atrás y trabajar en tareas que son importantes pero no urgentes. Use el principio de “pague a sí mismo primero” para hacer primero los elementos que están en su lista de prioridades, antes de responder a las necesidades de otras personas. Es posible que no pueda seguir este principio todos los días, pero trate de seguirlo durante varios días de la semana.

 

2. Usted pasa por alto soluciones fáciles para hacer las cosas.

Cuando estamos estresados, no pensamos en soluciones fáciles que nos estén mirando a la cara. Nuevamente, esto sucede porque estamos en modo de visión de túnel, haciendo lo que solemos hacer y sin pensar con flexibilidad. Especialmente si eres un perfeccionista, cuando estás sobrecargado es probable que encuentres soluciones demasiado complicadas para los problemas. Por ejemplo, muchas personas ocupadas no mantienen suficiente comida en la casa. Esto lleva a un ciclo de detenerse en el supermercado casi a diario para recoger una o dos cosas, o un hábito de restaurante que termina siendo costoso, lento, engordante o todo lo anterior. La solución parece terriblemente complicada: horas de planificación de comidas, compras y cocina.

 

Para salir de la trampa de pasar por alto soluciones fáciles, dé un paso atrás y cuestione sus suposiciones. Si tiende a pensar en extremos, ¿hay alguna opción entre los dos extremos que podría considerar? En un nivel más amplio, los descansos en los que permite que su mente divague son la solución principal al problema de la visión del túnel. Incluso los descansos cortos pueden permitirle salir de un pensamiento demasiado estrecho. A veces, un descanso en el baño puede ser suficiente. Pruebe cualquier cosa que le permita levantarse de su asiento y caminar.

 

3. Usted “patea la lata en el camino” en lugar de crear mejores sistemas para resolver problemas recurrentes.

Cuando se aprovecha nuestra energía mental, tendemos a seguir haciendo algo nosotros mismos que podríamos delegar o subcontratar, porque no tenemos el empuje cognitivo inicial que necesitamos para involucrar a un ayudante y establecer un sistema. Por ejemplo, digamos que realmente podría beneficiarse de un poco de ayuda para limpiar su casa, pero encontrar a alguien de confianza, acordar un horario y capacitarlo sobre cómo le gustan las cosas se siente más exigente de lo que puede hacer ahora (o nunca). Y así lo pospone, semana tras semana, haciendo el trabajo usted mismo, aunque incluso reasignar el tiempo dedicado a una sesión de limpieza sería realmente suficiente para contratar a alguien más para que lo haga.

 

Los remedios para problemas recurrentes a menudo son simples si puede retroceder lo suficiente como para obtener una perspectiva. ¿Siempre te olvidas de cargar tu teléfono? Mantenga un cable de alimentación adicional en la oficina. ¿Siempre corrigiendo los mismos errores? Pídale a su equipo que presente una lista de verificación para que puedan detectar sus propios errores. ¿Viajas mucho por trabajo? Cree una “lista maestra de empaque” para que tratar de decidir qué traer no requiera tanto esfuerzo mental. Aproveche el tiempo para crear y ajustar este tipo de sistemas. Puede tomar un día personal del trabajo para comenzar, y luego pasar una hora a la semana para mantenerse al día. Cuando comienzas a mejorar tus sistemas, creas un ciclo virtuoso en el que tienes más energía y confianza disponibles para hacerlo aún más. Al acumular gradualmente estrategias ganadoras con el tiempo, puedes erosionar significativamente tu problema, poco a poco.

 

4. Utiliza métodos para evitar o escapar de la ansiedad.

Las personas que están sobrecargadas tendrán un fuerte impulso para evitar o escapar de la ansiedad. Evitar podría ser posponer una discusión con su jefe o evitar decirle a un amigo que no puede asistir a su boda. Escapar podría ser apresurarse a tomar una decisión importante, porque quiere escapar de la necesidad de pensarlo más. Esto puede conducir a un patrón de retraso excesivo de algunas decisiones y hacer que otras sean impulsivas. Evitar y escapar también puede tomar otras formas: una copa de vino extra (o tres) después del trabajo, ver televisión en exceso o navegar sin pensar por Facebook. Incluso podría estar marcando cosas menos importantes de su lista de tareas para evitar la tarea urgente que lo pone ansioso.

Si quieres lidiar de manera constructiva con situaciones que te provocan ansiedad, deberás diseñar un poco de flexibilidad y espacio en tu vida para que puedas superar tus emociones y pensamientos cuando tu ansiedad se active. Con la práctica, comenzarás a notar cuándo estás haciendo algo para evitar hacer otra cosa.

 

Si puedes relacionarte con los patrones descritos, no estás solo. Estos problemas no son defectos personales en tu carácter. Son patrones muy relacionados con muchas personas. Puedes ser muy concienzudo y autodisciplinado por naturaleza, pero aún luchas con estos hábitos. Si estás en esta categoría, probablemente estés particularmente frustrado por tus patrones y estés siendo autocrítico. Se compasivo contigo mismo y trate de eliminar esos patrones de comportamientos de sabotaje de tu vida.

Suscríbase a nuestras publicaciones

Suscríbase a nuestras publicaciones

Suscríbete a nuestro blog y recibirás un alerta cada vez que subamos un nuevo contenido.No te pierdas los mejores consejos y análisis para incrementar tus habilidades.

Te has inscrito exitosamente